Ante la futura escasez de recursos energéticos en un futuro cercano, el Estado de Chile debe concebir una política energética inteligente, eficiente y con visión de futuro que evite la dependencia del extranjero y la destrucción de nuestro patrimonio ambiental.

a) La política energética

El suministro, la sustenibilidad ambiental y eficiencia económica son los principales objetivos de una política energética nacional. Es misión del Estado garantizar una infraestructura de suministro nacional que cubra las necesidades de la nación.

Todas las grandes fuentes de energía deben estar en manos del Estado. También es misión del Estado fomentar el uso de energías renovables y alternativas a nivel local y nacional, para así asegurar la autosuficiencia energética.  El presupuesto para la investigación y el desarrollo de tecnologías energéticas avanzadas debe ser aumentado.

El MANS fomenta la autosuficiencia energética local y domestica, a través de las tecnologías ya existentes. Como por ejemplo aerogeneradores, placas fotovoltaicas, energía termo solar, geotérmica, biodigestores, etc.

Antes de realizar la construcción de grandes obras de generación eléctrica que signifiquen un impacto ambiental severo, se deben agotar todos los medios alternativos de generación de energía. De ser insuficientes para las necesidades de la nación, permitirá la construcción de centrales de generación regional, orientada a satisfacer las necesidades de energía locales, evitando la realización de mega proyectos como Hidroaysen u otros similares.

b) Transporte

Es misión del Estado garantizar una infraestructura de transporte eficiente, no contaminante y económico. Una gran deuda del Estado para con el pueblo, es la inexistencia de un servicio de ferrocarriles eficiente y económico. Ferrocarriles del Estado debe volver al esplendor que tuvo en su pasado. Cada pueblo, villorrio y ciudad debe volver a estar conectado por este medio de transporte como antaño. Esto revitalizara la vida de muchos pueblos, fomentara el turismo y permitirá disfrutar de la belleza de nuestra patria desde otra perspectiva. Abogamos por un ferrocarril moderno y que llegue a cada rincón del país. Por esta razón proponemos la construcción de un ferrocarril transpatagonico que permita conectar de norte a sur a nuestra patria.

Por otra parte, es misión del Estado controlar los precios de los pasajes que imponen las empresas de transporte. Se debe detener la usura y concertación de estas empresas, las que se han transformado en verdaderos carteles que usurpan el dinero de nuestros compatriotas con tarifas usurarias. Esto debe terminar  y  debe ser aplicado igualmente al transporte aéreo.