La Educación es uno de los pilares fundamentales en los cuales descansa la grandeza de un pueblo. A través de una  Educación estricta y de calidad, se pueden forman ciudadanos educados y cultos. La disciplina y la formación del carácter son factores fundamentales para cumplir con este objetivo.

La educación de hoy está bastante lejos de este ideal. Una mal entendida “libertad”, que se ha transformado en libertinaje y en transgresión de las normas tradicionales, ha formado una juventud decadente, cómoda, irreverente y sin carácter. Lo mismo han provocado los tan proclamados “derechos”, los cuales solo se pueden exigir una vez cumplidos los deberes.

En todos los niveles de la educación nacional se debe restablecer el Orden y la Disciplina, con la consiguiente autoridad del Maestro. Los establecimientos educacionales deben volver a ser centros de educación y cultura, y no corrales para extrañas topologías de alumnos. Restableciendo la ética, la filosofía y la educación física como ramos fundamentales podremos formar hombres físicamente fuertes y moralmente sanos, de acuerdo a las grandes tradiciones de la vida intelectual chilena.

Es misión del Estado asegurar una educación clásica y de calidad.

a) Educación Básica

La educación primaria es la base fundamental en la cual descansa formación de todo futuro ciudadano. En este periodo de estudios el alumno debe recibir las fuerzas morales necesaria para pensar y comportase éticamente en su vida adulta. Todas las nociones y sugestiones positivas que se reciben en este periodo son de una importancia capital para contar con ciudadanos con una alta conciencia patriótica, social y comunitaria. No deben existir brechas educacionales entre la educación pública y la privada. Es obligación del estado brindar al pueblo una sólida base social académica, que impida la existencia de diferencias educacionales o culturales que perjudiquen a los ciudadanos en la lucha por la vida. Solo la capacidad individual – y no la educación- debe determinar el nivel que cada uno alcance en la escala social. Esto es cumplir con la justicia social y con la ley de la selección de los más capaces y dotados.

Abogamos por reinsertar en los programas educacionales las clases de  técnicas manuales, en forma obligatoria, permanente y hasta el final de la enseñanza secundaria. Estos conocimientos y habilidades adquiridas, permitirán incrementar el desarrollo intelectual del alumno y reconocer la importancia de la labor manual para el crecimiento nacional.

Restablecer la educación cívica, que permita al pueblo entender los fenómenos sociales, políticos y económicos básicos de la nación.

Restablecer  la educación económica doméstica, de esta manera el estudiante sabrá entender la importancia del ahorro, la eficiencia energética y el desarrollo de las capacidades laborales para brindarle a su familia el mejor pasar posible.

Seguimiento permanente de las capacidades académicas, técnicas, artísticas, físicas y manuales del estudiante, por parte del profesor. Indicando, mediante un perfil académico, las fortalezas y aptitudes del alumno, y recomendando al Estado y la familia, el futuro vocacional del joven. Esto permite insertar de manera eficiente al individuo en el desarrollo social y económico de la patria, asegurando al educando un trabajo futuro estable, en constante mejora y capacitación.

Medidas como estas son necesarias para elevar espiritualmente y moralmente a nuestro pueblo.

b) Educación Técnico-Profesional

En la necesidad de constante mejora y especialización de cada oficio, es necesaria la creación de un centro de capacitación laboral estatal, que brinde, a cualquier trabajador manual con capacidades, la posibilidad de estudiar de forma permanente, y sin interrupción de su labor, para mejorar los aspectos técnicos del trabajo que desarrolle.

Por esta razón, abogamos por la creación de establecimientos de educación técnico-profesional de excelencia y modernos, que entreguen a la nación técnicos realmente capacitados en todos los ámbitos. Los actuales establecimientos no cuentan los medios técnicos y educacionales para enfrentar los avances de la técnica y la ciencia moderna, lo que significa entregar técnicos incapacitados para cumplir con sus labores. Este es un punto que pretendemos mejorar ostensiblemente.

c) Formación de una organización juvenil nacional

La educación que brinda la escuela y la familia debe ser completada con la creación de una Organización Juvenil Nacional, que se preocupe de la formación moral, del carácter y la voluntad de los niños y niñas. Esta organización estará orientada a proteger a los niños del nefasto ambiente de la decadente sociedad liberal capitalista, de las drogas, las pandillas y la decadencia moral de esta cultura globalizada. Los niños son el tesoro más preciado de la nación, y su defensa y protección es una de las misiones fundamentales de nuestro movimiento. En una organización como la que proponemos, los niños y niñas vivirán el contacto con la naturaleza, la vida en comunidad, superaran las odiosas divisiones sociales y vivirán en un ambiente de coordinación, salud y camaradería, conforme a los valores en los cuales fue fundada nuestra nacionalidad.

d) Educación Superior

En la educación superior reside el futuro desarrollo científico, cultural, artístico y social del más alto nivel. Es por este motivo que la educación impartida debe ser de excelencia, que transforme al estudiante en una persona socialmente responsable, es decir al servicio de la Comunidad del Pueblo.

Nuestro Movimiento rechaza la mercantilización de la educación superior y la transformación de las universidades en meros proveedores privados de servicios educativos.  Exigimos una educación superior de excelencia, accesible para todos y en manos del Estado. La educación superior debe dejar de ser un “producto” o “servicio” ofrecido por privados.

Las pruebas de admisión a las universidades deben ser tomadas por cada universidad de acuerdo a la carrera que se desea estudiar. Estas pruebas deben medir no sólo los conocimientos, sino también la aptitud y la capacidad de cada estudiante para la respectiva carrera. De igual forma se deben controlar los cupos, debido a que hoy sufrimos una sobre población de “profesionales” y una escasez de técnicos.

e) Cultura e Identidad Nacional

El MANS propicia la resuelta defensa de nuestra cultura e identidad nacional, ante el avance y las amenazas de la sociedad de consumo actual y la globalización. La defensa y recate de nuestras tradiciones, de nuestras costumbres y de nuestra identidad étnica nacional, es fundamental para asegurar la diversidad.

Por lo tanto, se deben fomentar los particularismos étnicos y culturales nacionales y las tradiciones regionales. Se debe combatir a toda costa cualquier intento de uniformar y globalizar a nuestras comunidades.