El MANS rechaza el libre comercio mundial por atentar en contra de la economía nacional. Este comercio ha generado una competencia desleal y ha puesto en peligro la industria nacional o simplemente la ha destruido en algunos casos. Para este comercio mundial no tienen importancia las preocupaciones sociales y económicas de las naciones, y mucho menos, los factores ecológicos que afectan a cada nación. La economía no puede destruir el medio ambiente de nuestra patria y menos aun, someter y explotar a nuestro pueblo. La propiedad del suelo chileno solo puede ser propiedad de chilenos y de nadie más. El MANS se compromete por la protección de nuestros recursos naturales y por la defensa de nuestra tierra de los grandes consorcios explotadores extranjeros. Es nuestra misión defender nuestro espacio vital.

a) Las consecuencias destructivas de la globalización.

La globalización de la economía se basa en la máxima explotación de la tierra mediante la creación de monocultivos económicos. El MANS rechaza la globalización de la economía nacional, porque lleva directamente al desempleo masivo y la caída de las industrias nacionales. El robo de tecnología e ideas mediante la adquisición de empresas nacionales por el capital extranjero debe ser evitado. Nos oponemos a todo tratado de libre comercio que ponga de rodillas nuestra economía o definitivamente no nos favorezca (Nafta, Mercosur, etc.)

b) La actividad económica nacional y regional

El MANS exige que el hábitat local y las necesidades de la economía social no se vean centrados únicamente en el enfoque unilateral de las exportaciones, sino que también debe fortalecer prioritariamente la economía nacional.

Dentro de la economía orientada hacia el interior, la actividad económica regional se debe animar, a fin de asegurar el empleo y el poder adquisitivo en el país. Las necesidades básicas de la vida domestica deben ser cubiertas asegurando una sólida base económica social.

A través de la búsqueda y protección de los ciclos económicos regionales y de la creación de estructuras económicas descentralizadas, se asegura el funcionamiento permanente de los mercados internos para ayudar a poner  en acción las fuerzas del mercado.

c) Los recursos naturales nacionales

Exigimos la completa nacionalización de todos aquellos recursos naturales que hoy se encuentran el en  poder o explotación de extranjeros. Esto incluye la total nacionalización de la gran minería del cobre, del litio y de las empresas hidroeléctricas, las cuales deben  volver a estar completamente en manos del Estado.