El MANS considera a la familia como fuente eterna de vida y como fundamento  de la existencia y permanencia de la nación. El MANS considera que el natural deseo de tener hijos nunca debe ser obstaculizado por motivos de índole económico. Al ser la familia la más pequeña e importante comunidad dentro de nuestra gran comunidad nacional, es misión del Estado brindarle la atención y los cuidados necesarios para así asegurar su existencia y continuidad.

La familia tiene su origen en el matrimonio y éste su expresión en su fruto, es decir, en los hijos. Esto explica la especial protección debe brindar el Estado a la familia y al matrimonio.

Por esta razón declaramos:

  1. Que, las uniones civiles homosexuales no constituyen una familia. Por esta razón, no deben  fomentarse, ni deben ser reconocidas por la ley.
  2. Que, los niños necesitan de padres y madres para un desarrollo saludable y natural. Pretender que lesbianas y homosexuales puedan educar o formar niños sanos es una aberración antinatural que debe ser combatida por todos los medios.
  3. Que, sólo manteniendo intacta a la familia, se protege la vida y  la salud moral del pueblo.

La familia debe volver a desarrollar su rol natural de dar seguridad, apoyo y formación valórica y espiritual a los futuros ciudadanos. Sólo en el ceno de la familia pueden crecen niños moralmente sanos, socialmente competentes, y emocionalmente equilibrados.

La familia – como  portadora de la herencia biológica – es el núcleo fundamental del pueblo. Hoy se ve amenazada por una cultura y costumbres disolventes, que tienden a desprestigiarla y a rebajarla con concepciones trasgresoras o “modernas” como lo son el lesbianismo y la homosexualidad; como también por factores económicos, como la falta de dinero y  oportunidades laborales. Por esta razón, es misión del Estado proteger a la familia de estas amenazas a toda costa.

a) Políticas para Familia

Las políticas para la familia que propone el MANS son las siguientes:

  1. Un préstamo de matrimonio a los recién casados para que adquieran los bienes necesarios para vivir en forma cómoda y digna. Este préstamo será cancelado con cada hijo que esta familia entregue a la nación.
  2. La entrega de un subsidio familiar en dinero, a modo de bienvenida para los recién nacidos.
  3. Institución de otros préstamos sin interés para las  familias recientemente constituidas, con la exigencia que sean exclusivamente  familias chilenas.
  4. Cobertura por parte del estado de las necesidades especiales del niño y de la madre durante los tres primeros años de vida.
  5. El aborto no debe permitirse por razones sociales o económicas, sino únicamente cuando esta en riesgo la salud de la madre y del niño, por discapacidad severa, o por violación.

b) El desarrollo del niño es de importancia fundamental

El Estado es el responsable de garantizar una educación integral y de alta calidad en todos los niveles, además de entregar los servicios de apoyo social necesarios. La responsabilidad educativa de los niños recae principalmente en la familia. Para el bienestar del niño, es mejor si la atención es entregada en los tres primeros años principalmente por la madre.

Por esta razón, la labor de la dueña de casa y de la madre debe apreciarse de igual manera que a otras profesiones. Ellas tienen el justo derecho a un salario mensual por su importante labor nacional, el cual, debe ir de acuerdo al número y edades de los niños a los cuales debe cuidar y educar.  Las madres no se deben ver forzadas por razones económicas a trabajar fuera del hogar. La pensión de jubilación de las madres debe ser garantizada por  ley. Para garantizar una verdadera salud familiar se requiere una evaluación social especial para el cuidado de las familias numerosas por parte del Estado. La falta de dinero no debe ser nunca más un motivo para no tener una descendencia numerosa.