Movimiento de Acción Nacional-Socialista CHILE

Nacional-Socialismo : ¿Dictadura o Democracia?

Es muy tentador para nuestros enemigos y detractores, e incluso para nuestros simpatizantes, definir al Nacional-Socialismo como una dictadura o como una especie de democracia. Este liviano juicio se enuncia, debido a que desconocen los principios en que se basa nuestra doctrina. Por esto, es muy tentador y poco serio clasificar tan irresponsablemente al Nacional- Socialismo.

Si bien en la doctrina nacional-socialista el poder del Líder o Conductor se asemeja al ejercido por un dictador, por ser ambos poderes personales, originarios, autónomos y autoritarios; no es correcto asimilar al Conductor a un dictador, debido a que las bases del poder político del Nacional- Socialismo son distintas a las bases del poder político de una dictadura. La piedra angular en la cual descansa la doctrina nacional-socialista es la Comunidad del Pueblo, en donde TODO se adhiere a ella y gira en torno a ella, siendo la Comunidad del Pueblo el centro de todo.

La Comunidad del Pueblo está formada por el concepto de Pueblo y el de Comunidad. Por lo tanto es necesario exponer en qué consisten ambos conceptos para comprender la base de la doctrina nacional-socialista.

  1. El Pueblo.

Para el Nacional-Socialismo el concepto de Pueblo tiene una significación distinta a la dada por el liberalismo y el marxismo. El Nacional-Socialismo exige como condición previa para la constitución de un pueblo, que esa agrupación esté constituida por individuos biológicamente similares, es decir, por individuos pertenecientes a una misma raza o a razas emparentadas entre sí. Esta es una condición fundamental para lograr una real y efectiva unidad nacional, ya que individuos dispares biológicamente entre sí, y por ende espiritualmente distintos, no pueden conformar un pueblo o una unidad real.

Esta idea fundamental del Nacional-Socialismo descarta de plano al liberalismo y al marxismo, quienes rechazan toda idea basada en la raza y la desigualdad de los hombres, por lo tanto son concepciones antinaturales y decadentes, carentes de todo realismo, es decir utópicas.

  1. La Comunidad.

El Nacional-Socialismo establece que un pueblo está constituido en Comunidad únicamente cuando entre los individuos de un agrupamiento social existe una coordinación, una unión y un afecto que los hace participar e imbuirse de un mismo espíritu del pueblo, debido a que tienen un mismo origen. En esta Comunidad debe existir una unión y una camaradería similar a la que existe entre los soldados, debe existir un espíritu de cuerpo comunitario, en donde el afecto y el sentido de pertenencia son los pilares fundamentales de la comunidad. Los individuos que componen esta Comunidad ya no pueden oponer intereses o “derechos” individuales a la Comunidad, debido a que han cesado de ser personalidades individuales, y se han transformado en personalidades de comunidad.

De esta manera el Nacional-socialismo descarta el individualismo y el derecho asociado a él. Se impone de esta manera un derecho comunitario, en donde los intereses de la Comunidad del Pueblo están por encima del individuo. De esta manera se cumple la el concepto: “El interés de la Comunidad está sobre el interés individual”. Siendo la Comunidad del Pueblo la base del poder político del Nacional-Socialismo, esta comunidad debe ser conducida y guiada por un Líder, transformándose esta comunidad en un séquito fiel y leal. Por lo tanto, el pueblo no se gobierna a sí mismo, sino que es conducido y guiado por el Líder, de esta manera se descarta la democracia parlamentaria.

Si bien el poder de conducción del Líder es autónomo, personal, originario y autoritario, este no debe ser asimilado a un poder dictatorial, ya que el dictador –a diferencia del conductor- es una personalidad individualista, egoísta, ajena y exterior al pueblo, ya que no participa del espíritu de éste y se impone únicamente por la fuerza, ya sea de su voluntad o de las armas, y no por encarnar en el más alto grado el espíritu del pueblo o por tener la más alta conciencia del ordenamiento vital de éste. Por otra parte, en muchos casos las acciones y decisiones del dictador son contrarias al ordenamiento vital del pueblo en comunidad e inspiradas por concepciones netamente mercantilistas, egoístas e individualistas.

Al contrario, el Conductor, aparte de poseer una íntima unión con el pueblo y encarnar en grado máximo el espíritu de este, es el que posee – a parte de sus cualidades morales e intelectuales – la más alta conciencia del ordenamiento vital del pueblo en comunidad. Esta alta conciencia comunitaria es la que determina su íntima unión con el pueblo y la confianza que este deposita en él,  le impide anteponer sus intereses individuales a los de la Comunidad. Todas las decisiones y acciones del Conductor van en directo beneficio de la comunidad o giran y se adhieren a ella. De no ser así cesaría de ser Conductor y se transformaría en un dictador, y quedaría inhabilitado automáticamente del derecho a ejercer la conducción de la comunidad.

En estricto rigor doctrinario, el Nacional-Socialismo no es una dictadura ni una democracia, el Nacional-Socialismo es una CONDUCCIÓN. El Líder conduce al pueblo, se adelanta a éste y le muestra el camino a seguir. Toma todas sus decisiones y ejecuta todas sus acciones en beneficio del pueblo constituido en comunidad. Por esta razón, se concentran en las manos del Conductor los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, transformándose el Estado en sus manos en un mero instrumento de la conducción, perdiendo su calidad de ente omnipotente que puede oponerse a la comunidad. Éste Estado ya no está para garantizar únicamente los derechos individuales en contra de la Comunidad, como sucede en un estado liberal; es sólo un instrumento al servicio del pueblo y existe únicamente para garantizar la vida, el desarrollo y la estabilidad de la Comunidad del Pueblo.

De esta forma el Nacional-Socialismo descarta el individualismo y el parlamentarismo por atentar ambos en contra de la conducción y de la integridad de la Comunidad del Pueblo.

Nacional-Socialismo, ni dictadura ni democracia.

¡Conducción!

próximo puesto

Atrás puesto

© 2017 M.A.N.S.