Una verdadera política social combina la justicia social y la justicia económica. Es misión del Estado promover ambas en beneficio de la existencia de la comunidad.

Justicia social es asegurar a todos los chilenos sin distinción, un digno acceso a la alimentación, a la salud, a la educación y a la vivienda. Este es el único medio para asegurar una sólida y sana base social nacional.

Justicia económica es asegurar sueldos dignos a todos los chilenos, y controlar los precios de los productos de primera necesidad. En este sentido la economía estará para servir al pueblo y no para servirse de el. La libertad de cobrar sumas extraordinarias por productos de bajo costo de producción será prohibida. Los precios de todos los bienes y servicios serán regulados, para que los prestadores de estos reciban ganancias éticas y no usurarias como sucede hoy.

La globalización se opone a toda política social que vaya en la defensa y protección de nuestro pueblo. Por esta razón, es misión de todo patriota oponerse a esta ideología nefasta y antisocial.

a) La solidaridad

El MANS promueve el afecto y la solidaridad, como único medio para lograr la unión y la coordinación nacional. A la lucha de clases promovida por el marxismo y el sistema económico liberal capitalista, el Nacional-Socialismo opone la colaboración de las clases sociales.

La “brecha social” entre ricos y pobres no debe ser sinónimo de odio o resentimiento. Todos, sin importar la condición social, somos hijos de esta tierra debiéndonos afecto y respeto reciproco por nuestro origen nacional común.

b) La exclusión de los extranjeros de la Seguridad Social

Los extranjeros deben ser excluidos del sistema de previsión social nacional. El pueblo no debe costear las atenciones de extranjeros que no forman parte de nuestra Comunidad Nacional.  Más aún si se encuentran en forma ilegal en nuestro territorio.

c) Los salarios mínimos generales.

El MANS se compromete con la introducción de un salario mínimo general ajustable, con el fin de garantizar a todos los empleados un salario justo. En el caso de los empleados de empresas comerciales o industrias, este salario será complementado con los aportes económicos que hará el empleador de las ganancias que reciba la empresa y también de la evaluación de desempeño del trabajador. De esta forma se promueve el reconocimiento del merito de los mejores trabajadores. De igual forma las empresas nacionales serán protegidas de la feroz y desleal competencia de las empresas extranjeras. La política social nacional-socialista significa justicia social para los trabajadores y empleadores por igual.

d) El sistema de seguridad social debe estar en manos del Estado.

El MANS se opone a que una gran parte de la seguridad social este en manos de privados. Esta debe volver a las manos del Estado para eliminar los cobros abusivos en los que incurren las Isapres y AFP, las cuales no tienen una función social, sino una función únicamente lucrativa y comercial.