El MANS, al estar inspirado en principios nacionalistas y sociales, se ha impuesto la misión patriótica de alertar a la ciudadanía sobre las amenazas que hacen peligrar la vida, la independencia, la estabilidad y la soberanía de nuestra nación. Estas amenazas están  representadas por las ideologías disolventes de la globalización, el internacionalismo, el capitalismo, el liberalismo, el marxismo cultural y el sionismo internacional. Ideologías que tienen como objetivo  principal  debilitar el Poder Nacional, por medio de la subversión del orden tradicional, a fin de someter a nuestra nación a los mandatos y dictados internacionalistas, con el consecuente desarme moral, espiritual, político, económico, militar y territorial de la nación, para transformarnos en meros peones del poder económico internacional.

Por esta razón, se hace necesaria la construcción de un Estado nacional-socialista fuerte, sólidamente apoyado por la voluntad nacional, libre del abuso de los partidos políticos y de las transnacionales.

Denunciamos como responsables de este plan de destrucción nacional a las cúpulas de todos los  partidos políticos y a los gobiernos de turno. Esta complicidad y  traición, ha dejado en la indefensión a nuestra nación frente a los abusos de la banca y de las transnacionales, que explotan a nuestro pueblo, que usurpan nuestros recursos naturales, que debilitan nuestra economía y nuestra industria nacional.

Este cobarde entreguismo y sumisión, ha permitido la abierta intromisión de potencias extranjeras en nuestro territorio, a través de empresas de “explotación turística”, energéticas o a través de supuestos “filántropos” que disfrazan de ecología  la usurpación de nuestro territorio y sus recursos.

El MANS ante estas amenazas que ponen en peligro la existencia y la soberanía de nuestra nación, exige la liberación total y definitiva de  nuestro país de los ineptos y corruptos gobernantes, que por miserables cuotas de poder se han puesto de rodillas ante el  poder internacional.

Esta liberación  se logrará únicamente mediante una sólida y tenaz campaña de información, que logre despertar a nuestros compatriotas, para que comprendan los peligros que representa esta ofensiva antinacional y para que conozcan a  sus cómplices y promotores.

En frente social abogamos por el aumento de la tasa de natalidad,  por eliminar el espíritu de egoísmo que hoy embarga al pueblo, por la defensa de la familia tradicional, de nuestras tradiciones, de nuestros valores tradicionales y de nuestra identidad nacional.

En el frente económico exigimos la definitiva y total liberación de nuestro pueblo del yugo del interés del dinero, que es la forma más efectiva de esclavización y empobrecimiento del pueblo que ha diseñado el capitalismo global. Con la misma decisión abogamos por una educación de real calidad para todos, por el fortalecimiento de la vida familiar y por el derecho de todos los chilenos a acceder a una digna vivienda social y a una salud de calidad.

Estos objetivos se alcanzarán con el reemplazo definitivo de  la corrupta clase política nacional, por una nueva aristocracia del merito y la capacidad, que estará libre de compromisos y ataduras con los poderes que hoy gobiernan a Chile y el mundo.

El MANS se declara como protector del hombre honrado y trabajador, ante las hordas de delincuentes que asolan nuestras calles y vecindarios, y que han obligado a hombres y mujeres de bien a recluirse en sus hogares, mientras que lo peor de la sociedad deambula libremente por las calles sin control. En esta lucha sin cuartel contra la hez de la sociedad no puede haber contemplaciones.

Por esta razón exigimos el restablecimiento de la pena de muerte para los siguientes delitos: asesinato,  violación, abuso de menores y enriquecimiento a costa del pueblo, además del efectivo cumplimiento de las penas por delitos menores, que es la causa principal de la inoperancia del garantista sistema judicial actual.

Todas estas medidas tienen como único fin defender la vida, la libertad y la soberanía de nuestra nación. Sólo restableciendo el orden, la justicia y una verdadera solidaridad social, podremos garantizar la existencia de un pueblo fuerte, grande y unido.

Esta liberación incluye un cambio radical en el orden político, económico y social de la nación, que incluye el reemplazo de la decadente democracia liberal, por un nuevo orden político realmente representativo, fundado en el merito y la capacidad, en el cual, los partidos políticos serán reemplazados por una nueva forma de representación política, en que cada gremio o sector social, estará plenamente representado en cámaras corporativas consultivas, al contrario de lo que ocurre en esta decadente y obsoleta partitocracia, en la que sus “representantes” sólo se preocupan de  los intereses de los grupos económicos nacionales o extranjeros y no de los reales intereses de la nación.

Identidad Nacional

Identidad nacional significa que: Chile debe ser la patria de los chilenos.

Efectivamente, sólo debemos aceptar a extranjeros en nuestro territorio cuando estos sean realmente un aporte positivo para nuestra comunidad y no pongan en peligro la estabilidad étnica y cultural de nuestra nación. De no cumplirse con esta exigencia fundamental, los extranjeros residentes en nuestro país deben ser invitados a regresar a sus patrias de origen, para que no perturben la vida política, social y económica de nuestra nación.

De igual forma deben ser expulsados aquellos extranjeros que pretendan imponer su estilo de vida o sus costumbres, por sobre las costumbres o tradiciones nacionales. Quien quiera vivir en Chile debe respetar nuestras costumbres, nuestras leyes, nuestras creencias y  nuestras tradiciones. Especial atención se debe poner a la intromisión de costumbres globalizantes que solo pretenden destruir nuestra identidad nacional.  La defensa y el fortalecimiento de la Chilenidad es uno de los principales objetivos de nuestro movimiento.

La defensa de nuestra identidad  y  de nuestra seguridad nacional, exige la promulgación de leyes que aseguren la subsistencia de nuestro Pueblo, que protejan la vida familiar, que fomenten el crecimiento demográfico de nuestra nación, que fortalezcan y protejan a nuestras FF.AA. y de Orden.

Soberanía Nacional

La defensa de la soberanía nacional es uno de los pilares fundamentales en los cuales descansa  la vida y la libertad del Pueblo. Soberanía nacional significa: independencia ante los dictados internacionales y el natural derecho de los chilenos a defendernos de nuestros enemigos abiertos o encubiertos, internos o externos, sin importar su origen o nacionalidad. A evitar la intromisión de potencias extranjeras indeseables y a evitar cualquier fragmentación de nuestro territorio nacional.

En esta labor patriótica, nos opondremos públicamente a estas amenazas, además pondremos a disposición de nuestras FF.AA. y de Orden, todos los antecedentes disponibles a fin de denunciar y prevenir al país sobre las amenazas presentes o futuras sobre nuestra soberanía.

En consecuencia:

  1. Repudiamos el histórico abandono que ha sufrido nuestro territorio austral por parte del Gobierno Central.
  2. Exigimos una eficaz conectividad, que garantice un real abastecimiento  y movilización hacia las zonas australes.
  3. Repudiamos la venta indiscriminada de nuestro territorio austral a extranjeros y exigimos su inmediata expropiación.
  4. Exigimos que se investigue la evidente intromisión de fuerzas militares extranjeras en nuestro territorio nacional.
  5. Exigimos la prohibición a todo extranjero de adquirir parte de nuestro territorio nacional.
  6. Exigimos una política de colonización austral cívico-militar financiada por el Estado, junto a más exenciones tributarias para bienes de consumo básico, financiamiento para planes de desarrollo turístico y ganadero, y la creación de una sólida infraestructura de salud.
  7. Repudiamos todo intento de transformar al Estado de Chile en un estado federal, ya que este intento de algunos grupos, sólo busca logar una escisión territorial en nuestra zona austral en beneficio de potencias extranjeras.
  8. Exigimos el retiro del congreso nacional del proyecto de ratificación sobre Campo de Hielo Sur.
  9. Nos oponemos a toda pretensión de Perú,  Bolivia y Argentina, tendiente a fragmentar nuestro territorio, a limitar nuestro mar territorial o debilitar nuestra soberanía.

 Solidaridad Nacional

Solidaridad Nacional significajusticia social para todos los chilenos sin distinción de clases sociales y propiedad necesaria para todos. La economía debe servir al pueblo y no el pueblo a la economía. Sin esta  exigencia no puede haber un Estado de bienestar Social. La globalización tiene como misión fundamental destruir el Estado-Nación como órgano de protección social, esta es una de las tantas razones de nuestra férrea oposición a esta ideología.

Nuestra oposición a la globalización.

El capitalismo global no reconoce los lazos políticos, sociales, étnicos y culturales de las naciones. Este capitalismo conduce a los mercados internacionales del capital a imponer inevitablemente dentro de las naciones un estilo de vida egoísta, antisocial, individualista, materialista y  explotador. Esto significa que los bienes producidos y los trabajos realizados son obtenidos a costa de bajísimos salarios. Este capitalismo global desenfrenado, ha puesto en marcha la decadencia moral, social, política y económica de las naciones, a fin de anular su espíritu de lucha, para así socavar la autonomía y la libertad del Estado, y por ende la libertad de Pueblo.

La globalización es la dictadura mundial del gran capital financiero internacional  que alinea culturalmente a los pueblos,  los explota económicamente y los priva de sus derechos políticos fundamentales. A este desarrollo destructivo globalizado se opone tenazmente nuestro movimiento.