Movimiento de Acción Nacional-Socialista CHILE

Brexit / Un nuevo comienzo para Europa.

A pesar de las sombrías predicciones de los últimos días y semanas,  que el  referéndum impulsado en el Reino Unido podría conducir  a una severa  turbulencia en los mercados financieros y en el comercio internacional, los británicos han tomado la sabia decisión de retirarse del monstruo informe de la Unión Europea.

El 23 de junio de 2016, será recordado como el Día de la Independencia en la historia británica, quienes ya  no tienen la intención de someterse más a los dictados de los “Comisarios Políticos” de Bruselas,  quienes los  obligaban  a recibir  inmigrantes indeseables, además de  darles beneficios sociales en desmedro de los nacionales.

El voto de los británicos ha  hundido  a la UE en una grave crisis, la cual  no se inició con su salida de la unión, sino que se gestó  29 de mayo y el 1 de junio de 2005, cuando los franceses y los holandeses rechazaron en bloque  la Constitución Europea sometida a referéndum.  En ese momento se hizo evidente que gran parte de los ciudadanos no quieren un superestado europeo, al contrario  deseaban conservar su identidad nacional.

Esta sabia decisión y puso fin a la política de abolición de los estados nacionales y a la “integración” en un superestado europeo;  pese a los intentos de algunos estúpidos políticos, que habían buscado  acelerar  el proceso para aprobar el tratado básico de la UE (Tratado de Lisboa) que se busca eliminar las constituciones nacionales, en beneficio de una  Constitución de la UE, que sólo busca  la abolición de la soberanías y los estados nacionales. De esta estrategia antinacional se han liberado los británicos hoy.

La Unión Europea debe transformarse en una Confederación de Estados, en la que los pueblos europeos puedan tomar medidas de protección nacional, de acuerdos mutuos y de interés común, sin supeditar sus soberanías e intereses a una organización supranacional que no vela por los intereses de Europa. Si no se produce este cambio es muy posible que otros países europeos siguán el ejemplo británico y abandonen la UE.

La actual crisis de la UE, puede y debe ser interpretada como un nuevo comienzo para Europa, para poner fin de una vez  a la dominación extranjera de Bruselas  y terminar con el saqueo a los europeos por parte de la banca internacional.

Si los gobiernos de Europa son realmente “democráticos”,  deberán dejar a sus respectivos pueblos que decidan si continúan o no en la UE. Esa votación nos demostraría sin lugar a dudas que los europeos volverán a sus respectivos nacionalismos, es decir, a la defensa de sus soberanías, sus tradiciones e identidades étnicas y culturales, que es el único camino de mantener la paz y la diversidad de Europa.

próximo puesto

Atrás puesto

© 2017 M.A.N.S.